Publicado el

3 TIPS PARA PADRES

1 – Permitir que los pequeños exploren el entorno. Hasta los 3 años, es frecuente que los niños tiren objetos al suelo o rompan, de manera fortuita, otros artículos de decoración. Es esencial no enfadarse cuando esto ocurra, sino garantizar un entorno seguro a los pequeños, hablarles y escucharles cuando ellos se expresen.

2 – Paciencia, límites y normas. A partir de los 3 años, llega el momento de “introducir normas de convivencia en casa” y explicar a los hijos los motivos de estas normas. Los niños han de saber que no siempre conseguirán todo lo que quieran, pero sin rabietas. El autocontrol y la protección son dos enseñanzas básicas que deben transmitirles los padres. Aunque se les pongan restricciones, siempre se estará a su lado.

3 – Detectar problemas de inseguridad. De los 6 a los 10 años, los niños son especialmente sensibles y vulnerables. Su autoestima se daña con facilidad y, por ello, hay que cuidar las críticas. Es importante reconocerles lo que hacen bien y “estar atentos a síntomas de inseguridad en la escuela, ya que pueden provocar tristeza, apatía o rabia”. No hay que magnificar las equivocaciones, se debe evitar que el niño vea estos errores como fracasos y debe sentirse siempre apoyado.